jueves, 5 de noviembre de 2009

Cata de Chocolates, placer de dioses


Chocolate. La sola mención de su nombre hace que nuestro paladar se lamente y proteste al no poder saborearlo. Una delicia para los sentidos, puro néctar de los dioses.

Si algo caracteriza al chocolate es su exquisito sabor, que gusta tanto a niños como a no tan niños. Cierto, hay a quien no gusta el chocolate, pero a la inmensa mayoría nos encanta poder paladear una tableta de chocolate, un pastel de chocolate, una tarta de chocolate... Es un ingrediente básico en la repostería actual e incluso en la alta cocina, y no cabe duda de que es un ingrediente fundamental.

El origen de la planta del cacao no está claro. De acuerdo a la mitología Maya, Kukulkán le dio el cacao a los mayas después de la creación de la humanidad, hecha de maíz (Ixim) por la diosa Xmucan. El cacao parece proceder de las cuencas del Amazonas o el Orinoco, pero el consumo humano empezó en el México prehispánico. Cristobal Colón parece haber sido el primer europeo en probarlo (en su cuarto viaje), y lo llevó como presente a los Reyes Católicos, aunque no tuvo éxito por su sabor amargo y picante. Hernán Cortés, al probar el brebaje preparado por los aztecas, lo había descrito así: "cuando uno lo bebe, puede viajar toda una jornada sin cansarse y sin tener necesidad de alimentarse". Además del valor alimentario también le había llamado la atención el valor monetario que le daban los aztecas.

Así, en el siglo XVI Hernán Cortés introdujo en la corte española el chocolate que bebían los aztecas. Las damas de la realeza española se lo reservaban para ellas y lo tomaban a sorbitos en secreto, condimentado con especias y a veces con pimienta. La bebida de chocolate fue popular con los religiosos de México, y cuando regresaban a España trajeron el cacao consigo para tener esa bebida. Con el tiempo se introdujo en los estratos más altos de la sociedad europea. Posteriormente se combinaría con azúcar (probablemente los primeros en combinarlo fueron también los religiosos) para dar paso al chocolate que conocemos en la actualidad.

Aunque el chocolate es comunmente ingerido por placer, existen efectos benéficos sobre la salud asociados al consumo de chocolate. El cacao o el chocolate negro beneficia al sistema circulatorio. Otros efectos benéficos sugeridos incluyen efecto anticanceroso, estimulador cerebral, antitusígeno y antidiarreico. El efecto afrodisiaco aun debe probarse, pero qué duda cabe del placer que se siente al tomar el chocolate en buena compañía ¿verdad? Lamentablemente, el consumo incontrolado de gran cantidad de cualquier alimento rico en calorias como el chocolate incrementa el riesgo de obesidad de no haber un correspondiente aumento en actividad física.

A través de la Cata de Chocolates que ofrece Originalia.es aprenderéis a degustar adecuadamente tan delicioso alimento, y os servirá para aprender algunas curiosidades relacionadas con él. Degustar el chocolate consiste en experimentar, analizar y apreciar sus características organolépticas con los cinco sentidos: análisis visual, análisis táctil, análisis auditivo al partirlo, análisis olfativo y análisis gustativo, su sabor debe ser básicamente amargo con un punto de acidez y de dulzor.

Os invitamos a descubrir y profundizar en el mundo del chocolate a través de estas Catas de Chocolates, adecuadas tanto para niños como para mayores. Un placer para los sentidos.

Enlaces: